Los conejos son animales totalmente herbívoros adaptados a comer gran cantidad de alimento fibroso (hierba). Cuando la cantidad de fibra en la dieta disminuye, el sistema digestivo del conejo no funciona correctamente. Sus dientes y muelas crecen continuamente durante toda la vida, por lo que, si se emplea una dieta pobre en fibra, existe riesgo de sobrecrecimiento de las piezas dentales. 

El heno es el alimento que contiene más fibra, por tanto su conejo debe tenerlo siempre en la jaula en cantidad abundante (un manojo aproximadamente igual al tamaño del conejo). El heno es fundamental para mantener las muelas sanas y proporcionarle la fibra necesaria para un correcto funcionamiento digestivo. 

Los gazapos pueden tomar heno de alfalfa. Para conejos adultos es más recomendable el heno de gramíneas. 

Los conejos realizan cecotrofia: consumen diariamente un tipo de heces que les proporcionan sustancias imprescindibles para su organismo. La fibra es imprescindible para que produzcan cecotrofos adecuadamente. 

Los conejos pueden comer verduras, sobre todo hojas. Es importante lavar siempre la verdura antes de administrarla a su mascota. Se pueden ofrecer varias hojas al día. También pueden comer pequeños trocitos de fruta y otras verduras de forma ocasional.

Conviene restringir el aporte de los piensos comerciales para asegurar el consumo de heno y prevenir la obesidad.

Los cereales (incluido pan y galletas), aunque les gustan mucho, pueden causarles alteraciones digestivas. No es aconsejable darlos. No es cierto que el pan duro ayuda a los conejos a gastar los dientes. El pan puede provocar obesidad y puede causar fermentaciones graves en su aparato digestivo.

Visítanos en nuestro Centro Veterinario de Hortaleza - Canillas y te ayudaremos a cuidar del bienestar de tu mascota.


(Información proporcionada por el Grupo de Medicina y Cirugía de Animales Exóticos de la Asociación Española de Veterinarios Especialistas en Pequeños Animales)

Publicado: 29 de Abril de 2015