A todos nos apetece salir a pasear con un perro que camine tranquilamente a nuestro lado, sin tirones, sin que nos provoque que uno de nuestros brazos sea algo "más largo" que el otro, ¿verdad? En la mayoría de los casos, esto se consigue educando y trabajando con nuestro perro; muchas veces no es algo que consigamos rápida o fácilmente, sino que tendremos que trabajar de forma constante con nuestro compañero peludo hasta lograr el objetivo requerido. Hay diferentes maneras de conseguir que nuestra mascota camine a nuestro lado; os comentamos alguna:

-  Gira 180 grados y cambia de sentido en cuanto tu perro te adelante invitándole a seguirte con un gesto.

-  Párate si tu perro te adelanta y crea tensión en la correa. Espera a que se coloque a tu lado para reanudar el paseo. 

-  Utiliza tu cuerpo colocándote delante del perro de cara a él impidiéndole avanzar hasta que se siente y se quede quieto.


Debes realizar sesiones de trabajo cortas y frecuentes, y no olvides premiar y alabar a tu perro cada vez que no tire de la correa.


Puedes seguir a Ricardo Antón en su blog Educando a mi perro para conseguir más información. Visita tu centro veterinario del barrio de Hortaleza-Canillas para informarte sobre éste y otros aspectos de la vida de tu mascota.

Publicado: 21 de Mayo de 2015