Se acercan las fiestas de Navidad; unas fechas para disfrutar de la compañía de amigos, familiares, y por supuesto, de nuestras mascotas. Para no llevarnos sustos innecesarios, es importante tener en cuenta una serie de consideraciones, que nos servirán también para cualquier otra festividad.

Estamos ante un ejemplo de cómo nuestras celebraciones pueden suponer para los animales momentos de pánico y de estrés, por lo que es importante ser un dueño responsable y preparar a nuestros animales antes de que en la zona empiecen a lanzarse petardos y cohetes. Desde Argos queremos recordarte que son centenares los animales que escapan presa del pánico y se pierden, y no siempre los encontramos. Son puntos elementales: elige la hora menos conflictiva para pasear con tu perro; llévalo atado (aunque te obedezca mucho); ante eventuales tirones por ataque de pánico, comprueba que el collar no se saldrá y que la correa no pueda romperse; evita las zonas en las que haya gente tirando petardos. Es fundamental que tu mascota esté correctamente identificada con microchip (obligatorio en perros y gatos en la comunidad de Madrid).

Si tu perro o gato va a permanecer solo en casa, déjalo en una habitación en la que se sienta seguro y cómodo, ponle música suave, y déjale sus juguetes favoritos y algo de ropa con tu olor, además de abundante agua; si tienes jardín, asegúrate de que tu animal permanezca dentro de la casa.

Por otro lado, las fiestas navideñas pueden suponer otra serie de riesgos potenciales para tu mascota: cuidado con los dulces y otros posibles excesos alimenticios (el número de pancreatitis aumenta en estas fechas), cuidado con el Xylitol (es tóxico), las bolsas de plástico, el celofán (los hurones también son propensos a ingerir elementos extraños); cuidado con las velas encendidas; si se va a disfrazar al animal, asegurarse de que la ropa es segura y que no tenga piezas pequeñas que pueda tragar; cuidado con cables, alargadores y material luminoso.

Todo lo mencionado son puntos de sentido común, con lo que realmente bastan unos segundos para tener todo bajo control y disfrutar de unas fiestas en familia, en la que nuestra mascota es un integrante más.

Y no olvides que tu mascota se merece siempre los mejores cuidados.

Felices fiestas.

Publicado: 14 de Noviembre de 2017