Empiezan a subir las temperaturas, con lo que, en vistas a evitar posibles problemas en los meses de primavera-verano, desde Centro Veterinario Argos queremos recordarte unas ideas básicas para evitar que tu mascota sufra un golpe de calor.

En el caso de los perros, procura evitar los paseos y el ejercicio en general en las horas más cálidas del día; si sales con tu perro de paseo o excursión lleva agua y un bebedero portátil.

Puedes refrescar a tu perro humedeciéndole ligeramente con un pulverizador de agua. Pasa tus manos mojadas por la cabeza de tu gato para refrescarle.

Si tu mascota vive en el exterior de la casa, procura que tenga siempre suficiente sombra para descansar; recuerda que a lo largo del día las sombras van cambiando de disposición. No dejes a tu mascota en espacios reducidos (una habitación pequeña, un sitio con mucha humedad, el transportín…) puesto que el calor en esas condiciones podría tener fatales consecuencias en pocos minutos. Jamás dejes a tu mascota dentro del coche aparcado aunque esté a la sombra, la temperatura en su interior aumentará muy rápidamente.

Tu mascota debe disponer siempre de agua fresca, renuévala a menudo.

Los gatos, por naturaleza, no beben mucha agua. Para estimularles a beber es preferible que el comedero y el bebedero estén separados y que los bebederos sean amplios, de aluminio o cerámica y de color claro. Hay fuentes diseñadas para que los gatos se animen a beber.

Todas las medidas preventivas han de extremarse si nuestra mascota es muy joven, está ya muy mayor, o es perro de raza braquicéfala o gato persa.

Publicado: 21 de Abril de 2016