Cuatro de cada cinco perros de más de tres años presenta signos de enfermedad periodontal y la mayoría de sus propietarios no se dan cuenta de su problema. Al principio la enfermedad periodontal produce inflamación de la encía (gingivitis) por la presencia de bacterias. Si esta placa bacteriana no se elimina, se acumula y se calcifica transformándose en sarro. Cuando el problema está muy avanzado, se pierde encía y se debilita la unión del diente al hueso, con lo que el animal perderá piezas dentales. La halitosis o mal aliento podrá aparecer en fases tempranas o más tardías de la enfermedad.

Para evitar llegar a la fase de pérdida de piezas dentales es fundamental la visita anual al veterinario,; exploraremos la boca del animal aconsejando si es necesaria una limpieza de boca con ultrasonidos para eliminar la placa bacteriana y/o el sarro.

Publicado: 22 de Junio de 2013