El lamido es una actividad natural en los gatos y otros animales, forma parte de su conducta de aseo. Pero en Argos Centro Veterinario sabemos que también puede ser un indicador de estrés, picor o incluso dolor. 

Cambios en su entorno, la falta de un ser querido, ruidos en otras viviendas...son circunstancias que pueden causar estrés a tu gato. Problemas de piel como alergias, enfermedades parasitarias, etc, pueden producir picor y el consiguiente lamido. Patologías en el tracto urinario como obstrucciones, cistitis...pueden originar dolor...y lamido del área genital. Artritis y otros problemas articulares causarán dolor y un posible lamido de patas, zona de la cadera...

Un lamido excesivo conllevará una ingesta importante de pelo, lo que puede ser causa de problemas digestivos como estreñimiento o vómitos. 

Si tu gato se lame de forma compulsiva puede producirse alopecias o incluso heridas en la piel.

Observa el comportamiento de tu gato para detectar estos signos de enfermedad de forma temprana y acude al veterinario lo antes posible para poder tratarlos.

Publicado: 14 de Noviembre de 2017