Si ya has introducido un gato en tu vida te habrás dado cuenta de que prácticamente desde el primer día tu gato no ha orinado en cualquier sitio; desde que entró en tu hogar y pusiste una bandeja con arena para gatos, tu mascota ha reconocido perfectamente dónde hacer sus necesidades. Pero, ¿conoces todos los tipos de arena para gatos? Desde Centro Veterinario Argos queremos comentarte los principales tipos de arena para gato para ayudar a mantener la salud de tu gato. Cada una de ellas tiene una serie de ventajas y no todos los gatos aceptan cualquier tipo de arena, por lo que deberás descubrir cuál es la que mejor se adapta a vosotros. Todas absorberán la orina quedando las heces para recoger por medio de una “pala” para gatos.

La más barata de las arenas para gatos es la convencional, compuesta por sepiolita, un mineral muy absorbente. ¿Inconvenientes? Requiere que la cambies a diario y no neutraliza los olores.

La arena de cristales de sílice tiene gran capacidad de absorción de líquidos; cuando han completado su capacidad de absorber orina y olores se vuelven de color amarillo oscuro, lo que te indica el momento de cambiar la arena (un envase pequeño viene a durar un mes para un gato).

La arena aglomerante está compuesta por bentonita. Cuando se moja forma pequeñas bolas; de esta forma podrás recoger con la pala la orina además de las heces de tu gato. El problema de estas arenas es que algunas son tan finas que se pueden dispersar por la casa como polvo e incluso producir algún problema respiratorio en determinados gatos.

Finalmente queremos citar “arenas” para gatos ecológicas fabricadas con fibras vegetales de madera biodegradables u otros compuestos.

Publicado: 1 de Abril de 2016