En España se exige a los conductores garantizar que tanto mascotas como pasajeros estén adecuadamente retenidos en el vehículo, sin interferir ni en la visión ni en los movimientos del conductor. La sujeción de las mascotas no sólo está destinada a garantizar la seguridad del animal, sino también la de los pasajeros; en el caso de que la mascota vaya suelta en el interior del coche y se produzca un frenazo brusco o un choque, el animal saldrá lanzado contra el conductor o acompañantes pudiendo sufrir y ocasionar lesiones muy graves, incluso mortales.
Los diferentes sistemas de fijación y seguridad dependerán del tipo y tamaño de animal, pudiendo variar entre arneses, rejillas o transportines. En el Centro Veterinario Argos le podremos informar del sistema más adecuado a su mascota.

Publicado: 17 de Abril de 2015