Los dientes de nuestros perros y gatos, al igual que nos ocurre a nosotros, reciben el ataque de las bacterias que entran a través de los alimentos. Si estas bacterias no se eliminan a diario formarán la placa bacteriana causante de mal aliento y que más tarde se transformará en sarro.

El sarro favorece que se depositen más bacterias en la boca; las encías se inflaman y se retraen, con lo que las raíces dentales pueden llegar a quedar expuestas e incluso los dientes empiezan a moverse. Podemos imaginar el dolor que este proceso genera…Y a pesar de ello, nuestros compañeros peludos muchas veces no se quejan hasta que el proceso ya está tan avanzado que apenas les permite comer. Y no hay que olvidar que las bacterias que atacan la boca pueden pasar a la sangre y generar nuevos problemas en órganos como el corazón

Es labor de nosotros los humanos estar pendientes de la salud dental de nuestros animales, revisando y cuidando su higiene oral a diario, mediante cepillados, antisépticos especiales, comidas adaptadas, mordedores…siempre podemos encontrar sistemas que se adapten a cada persona y animal.

Desde Centro Veterinario Argos te asesoraremos en el cuidado de la boca de tu mascota, y si ya se ha depositado sarro en los dientes realizaremos su limpieza mediante sistema de ultrasonidos.