EscríbenosDónde estamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
Teléfonocómo llegar

Síndrome de disfunción cognitiva

Publicado: 15 de Noviembre de 2019

Se llama Síndrome de Disfunción Cognitiva al conjunto de cambios de comportamiento que aparecen en algunos perros o gatos mayores debidos a un proceso degenerativo del sistema nervioso central.

Es un problema crónico y progresivo que tiene un impacto significativo en la vida de los animales de edad avanzada y sus propietarios. Los cambios que se producen en la conducta del perro o gato pueden ser muy frustrantes para el dueño. De repente el animal que antes se comportaba de “forma correcta” comienza a orinarse en casa o fuera de su bandeja si es un gato, a llorar por la noche, a aislarse del entorno o mostrarse agresivo…

La principal causa de este síndrome es la reducción del riego sanguíneo en el cerebro junto con la acción de los radicales libres, que, al ser tóxicos para las neuronas, aceleran su envejecimiento. Su tratamiento pretende reducir el impacto de estos problemas y retrasar el avance de la enfermedad.

En ocasiones los animales no llegan a nuestra consulta porque los propietarios piensan que los cambios de conducta que sufre su animal se deben exclusivamente a su edad, con lo que los consideran normales.

Cuanto más avance la enfermedad, menor respuesta obtendremos al tratamiento, llegando a agravarse los síntomas y deteriorando así la calidad de vida del animal.

Algunos de los síntomas que puede producir son:

- Pérdida de los hábitos de micción y defecación (el perro orina y defeca en casa, incluso inmediatamente después de volver a casa tras el paseo; el animal defeca u orina en la zona de descanso…).

- Cambios en la memoria y el aprendizaje (tarda en reconocer a gente de la familia, no responde a órdenes conocidas, es incapaz de aprender tareas nuevas…)

- Confusión o desorientación (va hacia el lado equivocado de la puerta, se pierde en lugares familiares…).

- Cambios en la conducta social (ha descuidado su conducta de higiene o aseo, tiene problemas con la jerarquía social, tiene sobredependencia…)

- Alteraciones en el sueño (duerme de día, se pasea de noche…).

- Cambios en su actividad (presenta mirada fija o perdida, muerde objetos, deambula, presenta vocalización excesiva, muestra miedo ante situaciones antes normales, su apetito se ha alterado, está apático…)

 - Ansiedad, irritabilidad (está más inquieto o agitado, se muestra agresivo, lo que podría ser el reflejo de una falta de la capacidad de reconocimiento de los miembros de la familia…)

¿Cómo se diagnostica?

Lo que primero hay que determinar es si los cambios de conducta mencionados pertenecen al Síndrome de Disfunción Cognitiva o se deben a otro problema médico.

Habrá que realizar un chequeo geriátrico que incluya una analítica sanguínea completa entre otras pruebas posibles. Se busca descartar la existencia de problemas como trastornos tiroideos, enfermedades infecciosas, hipoglucemia, uremia, lesiones cerebrales o tumores, que justifiquen estos cambios de comportamiento. Si se diagnostican y tratan a tiempo, algunas de estas patologías  pueden remitir, desapareciendo así el cuadro de demencia.

¿Cuál es el tratamiento?

El Síndrome de Disfunción Cognitiva no tiene cura pero sí se pueden reducir sus síntomas, de forma que nuestros animales puedan tener mejor calidad de vida.

El tratamiento se dirige a intentar reducir los signos clínicos y frenar su progresión. Consiste en medicación y dieta especial que le prescribiremos en consulta, y cambios en el entorno de nuestros animales para adaptarlo a sus necesidades, como aumentar la frecuencia de salidas en el caso del perro para evitar una eliminación inadecuada (orinar en casa) o reubicar las cajas de arena de los gatos para facilitarles el acceso. 

No debemos castigarles ni exigirles la realización de conductas que antes efectuaban con absoluta normalidad. Debemos reforzar las conductas previamente aprendidas y las conductas de calma, ignorando las conductas de ansiedad.

Es importante mantener un ambiente en casa tranquilo adecuado a la edad de los animales, ya que la falta de comprensión por parte de los dueños puede generar ansiedad que empeore su estado.

Procurar un ejercicio físico adaptado en intensidad y duración, y realizar juegos interactivos puede mejorar la relación del animal con el propietario.

Nuestros animales geriátricos van a necesitar de todo nuestro cariño, comprensión y cuidados especiales para proporcionarles la mejor calidad de vida.

haz clic para copiar mailmail copiado